beneficios del ajo

Ajo para controlar el colesterol y otras propiedades.

Propiedades del ajo.

Los ajos son bulbos de piel blanca o blanquecina que se encuentran formados por una cabeza; 

esta cabeza se encuentra a su vez dividida en diferentes gajos conocidos popularmente con el nombre de dientes de ajo. Nos encontramos ante un alimento sumamente poderoso por las siguientes propiedades:Bueno para el sistema circulatorio: el ajo es muy rico en alicina, un compuesto con efecto anticoagulante, muy útil a la hora de mejorar nuestra circulación sanguínea, previniendo la formación de coágulos.

Reduce la presión arterial y el colesterol alto;

En caso de colesterol elevado o hipertensión arterial los ajos ayudan a reducir ambos valores, gracias precisamente a que mejora la circulación sanguínea Poderoso antimicrobiano y antibacteriano: por sus cualidades antibacterianas y antimicrobianas el ajo es una opción natural excelente para tratar gripes, resfriados y catarros.Aumenta las defensas: los distintos componentes presentes en el ajo son útiles a la hora de reforzar nuestro sistema inmunológico

el ajo también actúa como un antiinflamatorio natural, útil a la hora de reducir la inflamación de la próstata o de las articulares, reduciendo a su vez el dolor articular.

El ajo posee un alto valor nutritivo, pero contiene muy pocas calorías

Una porción de ajo de una onza (28 gramos) contiene (3):

Manganeso:   23 % de la CDR.

Vitamina B6: 17% de la CDR.

Vitamina C:   15% de la CDR.

Selenio:           6% de la CDR.

Fibra:              1 gramo.

Cantidades razonables de calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1. 

Pequeñas cantidades de otros nutrientes: 42 calorías, 1,8 gramos de proteína y 9 gramos de hidratos de carbono. 

Resumiendo: el ajo contiene pocas calorías, pero es muy rico en vitamina C, vitamina B6 y manganeso. Además, también contiene pequeñas cantidades de otros nutrientes.

El ajo mejora los niveles de colesterol, lo que puede disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas

El ajo puede disminuir el colesterol total y LDL. Para aquellas personas con colesterol alto, los suplementos de ajo pueden reducir el colesterol total y/o LDL aproximadamente en un 10-15 %.

Tras analizar el colesterol LDL (el “malo”) y el HDL (el “bueno”), parece que el ajo puede reducir el LDL pero no se observan efectos eficaces en el HDL.

El ajo no disminuye los niveles de triglicéridos, otro factor de riesgo conocido para las enfermedades cardíacas.

Beneficios: los suplementos de ajo parecen reducir el colesterol total y LDL, sobre todo en aquellas personas con colesterol alto. Por el contrario, no se observan cambios en los niveles de colesterol HDL y triglicéridos.

Las enfermedades Cardiovasculares

como los infartos o los derrames cerebrales, son las que más muertes causan en el mundo.

La presión sanguínea elevada, o hipertensión, es una de las causas más importantes de estas enfermedades.

Diversos estudios en seres humanos han demostrado que los suplementos de ajo tienen un impacto significativo cuando se trata de reducir la presión sanguínea en personas con hipertensión.

En un estudio en concreto, el extracto de ajo envejecido en dosis de 600-1500 mg fue tan eficaz como el medicamento Atenolol a la hora de reducir la presión sanguínea durante un periodo de 24 semanas.

Sin embargo, las dosis de suplementos deben ser bastante elevadas para obtener los efectos deseados: la cantidad de alicina necesaria equivale a cerca de 4 dientes de ajo al día.

Dosis elevadas de ajo mejoran la presión sanguínea de aquellas personas que padecen hipertensión. En algunas ocasiones, los suplementos pueden resultar tan efectivos como los medicamentos convencionales.

El ajo puede combatir enfermedades, incluido el resfriado común.

Un amplio estudio  reveló que los suplementos de ajo, en comparación con el placebo, reducían el número de resfriados en un 63 %.

La duración media de los síntomas del resfriado también disminuyó en un 70 %, desde 5 días de duración con el placebo a solo 1 día y medio con el ajo.

De acuerdo con otro estudio, una dosis elevada de extracto de ajo (2,56 gramos al día) puede reducir en un 61 % el número de días de enfermedad por resfriado o gripe.

Si eres una persona propensa a los resfriados, añadir ajo a tu dieta puede ser increíblemente útil.

Los suplementos de ajo son conocidos por mejorar el funcionamiento del sistema inmunitario.

El ajo fue una de las primeras sustancias utilizadas para mejorar el rendimiento.

Tradicionalmente, se usaba en las civilizaciones antiguas para reducir la fatiga y mejorar la capacidad laboral de los trabajadores. Muy en particular, se administraba a los atletas olímpicos en la Antigua Grecia.

Estudios en roedores han demostrado que el ajo contribuye al rendimiento deportivo, pero se han realizado muy pocos estudios en humanos.

Los sujetos con enfermedades cardíacas que ingirieron aceite de ajo durante 6 semanas presentaron una reducción del 12 % en el máximo de la frecuencia cardíaca y una mejora de su capacidad deportiva.

Sin embargo, en un estudio realizado a nueve ciclistas profesionales no se observaron mejoras en el rendimiento y otros estudios indican que el ajo puede disminuir la fatiga provocada por el ejercicio.

Estudios realizados: el ajo puede mejorar el rendimiento físico en animales de laboratorio y personas con enfermedades cardíacas. Por el contrario, no se han manifestado beneficios concluyentes en personas sanas.

El ajo puede prolongar tu vida

Desde la época egipcia ha sido utilizado como planta medicinal, incluso los romanos le dotaban de un poder afrodisíaco. En la Edad Media se le atribuían al ajo propiedades mágicas.

Es uno de los alimentos que menos gusta consumir pero deberíamos aprender a comerlo con más asiduidad, ya que tiene una serie de ventajas muy importantes para nuestro organismo.

Es ideal para que de sabor a la carne o para acompañar.

Una de las principales funciones del ajo es el poder depurativo que tienen, por lo que pese a que mucha gente tenga la sensación de que se le repite o que es pesado de digerir, lo cierto es que ayuda a eliminar las impurezas del organismo, esto se debe a las cualidades depurativas que posee.

Que los alimentos sean tu medicina.

Este último punto no cuenta como beneficio para la salud, pero es igualmente importante.

El ajo complementa la mayoría de platos sabrosos, en especial las sopas y salsas, y su fuerte sabor también puede añadir gusto a comidas más sosas.

Incorporar el ajo a nuestra dieta actual resulta facilísimo. Este producto puede adquirirse de diversas formas: dientes o concentrado de ajo, ajo en polvo o suplementos como el extracto o el aceite de ajo.

La dosis mínima eficaz para lograr efectos terapéuticos es la ingesta de un diente de ajo con las comidas, 2 o 3 veces al día.

El compuesto activo del ajo, la alicina, solo se forma cuando machacamos o partimos ajo crudo. Si lo cocinas antes de machacarlo, sus beneficios no serán los mismos.

Además, la mejor manera de consumir ajo es crudo, o machacarlo y cortarlo y dejarlo durante un rato antes de añadirlo a la comida.

No obstante, ten en cuenta que el ajo también tiene algunos inconvenientes, por ejemplo, el mal aliento. Además, también hay personas que son alérgicas a este alimento.

Si tienes un trastorno hemorrágico o estás tomando medicamentos anticoagulantes, consulta a tu médico antes de aumentar el consumo de ajo.

Remedios caseros para presión arterial alta.

Vive Sano

Las propiedades del ajo son innumerables yes que tiene componentes que eliminan el colesterol malo, esto hace que se pueda estabilizar de manera natural. Tan sólo es necesario comer un diente de ajo diariamente en ayunas después de un lapso de 10 minutos podremos continuar con nuestro desayuno habitual.

El ajo se recomienda agregarle un poco de sal para que no sea tan fuerte su sabor.

Propiedades que ofrece el ajo para la salud.

Beneficios del Ajo

Ya desde la más remota antigüedad de nuestras civilizaciones, el ajo, planta nativa del oeste de Asia y sudoeste de Europa, llamó la atención del hombre, quien comenzó a utilizarlo primero en su alimentación, descubriendo más tarde en él ciertas propiedades de curación, y luego utilizaron al ajo en algunos ritos religiosos asiáticos, donde, machacado en combinación con otras plantas, era deposita al pie de las divinidades para alejar de ellas a los espíritus. A continuación algunas.

propiedades curativas del ajo y sus características. 

El ajo es una planta que pertenece a la familia de las liliáceas y, a su vez, a la subfamilia de las alioideas El bulbo, llamado precisamente cabeza, está constituido por pequeños gajos o dientes, los cuales se encuentran envueltos en una película membranosa muy fina. alioideas

Cómo es el ajo El tallo del ajo no es muy alto, y sus hojas, en una época bien determinada, palidecen y comienzan a doblarse hasta que llegan a tocar la tierra. Esto indica que el ajo ya está maduro, por lo cual se procede a su cosecha. Una vez que ésta se lleva a cabo, se trenzan los tallos secos, quedando las cabezas separadas unos de otras, formándose una ristra que favorece el secado. El clima ideal para el ajo es el templado, y las variedades conocidas son: el ajo rosa temprano, el ajo rojo de los Provenzales, el ajo de oriente y el . En América suele crecer un ajo salvaje en los campos, y cuando las vacas lo comen, la leche tiene luego su característico olor y sabor.
El ajo y sus propiedades curativas.

Los beneficios del ajos son muchos. Es muy difícil, que una planta de ajo sufra enfermedades, y esto se debe a que ningún insecto se le acerca debido al fuerte olor que ella emana, el cual proviene de un aceite volátil. Muchas de la cualidades curativas del ajo son ciertas pero no demostradas:

baja presión arterial 

ahuyenta los parásitosreduce la caída del cabello 

hubo pueblos que lo utilizaron para las cosas más insospechadas, machacado, lo ponían sobre las heridas para espantar a las posibles infecciones; y en una antigua tribu del Asia, a todo aquel que se 
De dónde viene el ajo, 
Se cree que el ajo es originario del sudeste de Europa y ya lo usaron como condimento los egipcios y romanos. Su tallo termina en un bulbo que se parte en segmentos llamados dientes. 

Ya en la Antigua Grecia, Hipócrates, físico y padre de la medicina, solía recetar ajo para tratar diversas enfermedades. Hoy en día, la ciencia moderna ha corroborado muchos de los beneficios de este “superalimento”.

Pulsa tambien te puede interesar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .